jueves, 10 de febrero de 2011

Señoras haciendo de todo un poco (parte II)

Señoras que sacuden el mantel / sábana por la ventana.
Es curioso que las vecinas que tengo que más presumen de limpias y aseadas, sean las más cerdas.
Porque sacudir el mantel y el felpudo por la ventana ... por favor, toda la mierda, pelos, uñas y pieles muertas, van a la calle, al que pase justo por ahí debajo. También les gusta sacudir los cepillos, que son toda una recopilación de la mejor roña hogareña.

Señoras que andan con los brazos girados por la playa.
La mayoría de vosotr@s seguro que estáis deseando que llegue el veranito, ir a tumbarse en la playa de Gandía, coger un poquito de color ... pero todos los años, cometéis un grave error. ¡ Imperdonable! Mucha espalda, muchas piernas ... ¿pero y el interior de los brazos? Sólo estas grandes señoras son tan minuciosas, que se dan sus buenos paseos por la playa con los brazos girados, que parece que están esperando recibir un balón de volley.
El kit completo se compone de:
- Gorro playero. De rayas, o colores fosforitos.
- Bañador completo. De los colores más actuales ... de 1985.
- Chanclas con flor: la flor en 3D. De los chinos, claro.
- Camiseta al hombro: los brazos se ponen morenos, pero los hombros hay que cuidarlos.
- Pareja de paseo: es imprescindible ir con otra señora igual, hablando de lo gordas que están las demás. Y lo guarronas que son las que hacen topless.

Señoras con el pelo morado.
¿Qué impulsa a las mujeres, a partir de cierta edad, a cortarse el pelo, y pintárselo de morado? ¿Por qué tienen que echarse mechas azules? ¿Son más baratas que las rubias? Que ves a las señoras que parecen sacadas de un manga.
Tiene su gracia verlas, que alguna se diría que viene del ViñaRock. Algunas incluso se tiñen las cejas, que da la impresión de que se les ha pegado ahí una oruga tropical.

Señoras que se abanican en el metro.
Hay una gran diferencia entre una auténtica señora y una que no lo es todavía. La señora no se abanica, se pega leches en el pecho, con furia. Con ese fustigamiento, uno no sabe si se están ventilando, o es que les pica algo.

Señoras que se ríen a carcajadas si escuchan "pene".
Estas mujeres, con decirles cosas como "verga", "chirri", o "testículos", se echan la mano a la boca, se ríen con un tono hiper-agudo, y se ponen rojas como tomates de pera.
No hace falta chiste no, con decir cualquir palabra cochina, se lo pasan teta.

Señoras que tiran los trastos.
Típicas divorciadas cincuentonas, o señoras de esa edad en general. Que vas a comprar el pan, y te dicen barbaridades, que si las dijera un hombre a una chica más joven, iría 15 años a la cárcel.
Lindezas como "ven aquí a agitarme este cuerpazo divino, muahaha", o "yo te doy el pecho un poco si quieres, hahaha", "yo te doy calorcito machote, jijijiji".
Madre mía, no tienen ningún tipo de vergüenza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada